SU MIEDO NO ES MI PROBLEMA(Reflexiones desde la trinchera)

  • por

El miedo es una de las armas de guerra psicológica más antiguas y poderosas que se conocen, tiranos y sátrapas de todo pelaje se han servido de ella siempre, para manipular y someter a las masas. Pero el miedo en realidad, no es más que una proyección temporal de nuestra mente, hacia el pasado o el futuro, es decir, que no existe en el momento presente, por lo que podríamos afirmar, que es una mera ilusión, y que no tiene un poder real, solo el que cada individuo decida otorgarle. A continuación, me gustaría dirigirme a ese sector de la población, que ha decidido vivir instalado en el miedo, para presentarles mis respetos, y expresarles mi negativa a participar de su liturgia.Estimado vecino, conciudadano o simple transeúnte anónimo, me dirijo a usted para tratar de aportar desde mi humilde posición, un granito de arena que pueda contribuir de manera pacifica y serena, a la resolución de este conflicto tan absurdo e incongruente, en el que nos encontramos inmersos usted y yo, por voluntad de terceros.Lo primero que debo decirle, sin animo de ofender, es que me niego rotunda y categóricamente a formar parte de esa “ceremonia del miedo c0vldian0” de la que usted y muchos otros participan actualmente, pero le respeto, y le doy mi palabra de no importunarle por ello en lo sucesivo.Me comprometo a no increparle por llevar mascarilla, a no insultarle por inyectarse la nueva vaçvna, y a no menospreciarle por aceptar el toque de queda, o cualquier otra medida relacionada con eso que llaman “crisis sanitaria” siempre y cuando, como es lógico, usted adopte la misma postura respecto a mi, y a cualquiera que decida no participar de esas acciones.Como seres adultos que somos, convendrá conmigo en que los miedos, temores, y fobias de cada uno, debieran de afrontarse y en todo caso tratarse, de manera particular e individual, sin pretender hacer participes a aquellos que por la razón que fuere, no lo desean, así como el cuidado o dejación de la salud de cada uno, debe ser esencialmente, un asunto personal e intransferible.Ya he dicho en más ocasiones, y vuelvo a reiterar, que en caso de que mi salud se viese afectada por la existencia de ese bicho volador en el que usted cree y yo no, me comprometo a no acudir a ningún centro médico público, para evitar así ese colapso que tanto temen, lo único que pido a cambio, como es lógico, es la devolución de mi cotización a la seguridad social, desde la fecha de mi ultima visita a unos de sus ambulatorios hasta el día de hoy.En otras palabras, perdóneme si soy un poco brusco, pero su miedo no es mi problema, me niego a ser participe del mismo, y me niego a condicionar mi vida por ello, le respeto, y no me acercaré a usted si así lo desea, pero le pido por el bien de todos, que jamás bajo ningún concepto o circunstancia, se dirija a mi con el objeto de llamarme al orden o increparme por no cumplir con los cánones de miedo y fobia que usted considera legítimos, porque si así lo hiciera, tendríamos que hablar en otros términos, y eso solo nos llevaría a usted y a mi, a una situación incomoda y posiblemente violenta.

Feliz semana amigos, energía y Rock and roll para todos!!!!Mártin Sánchez 18-1-2021