Solo las células renales de mono envenenadas «desarrollaron» el «virus»

  • por

Autor: Elpuebloporlaverdad

Esta semana, mi colega y amiga Sally Fallon Morell me llamó la atención sobre un artículo increíble publicado por los CDC. El enlace al artículo está aquí, y se publicó en junio de 2020. El propósito del artículo era que un grupo de unos 20 virólogos describiera el estado de la ciencia del aislamiento, la purificación y las características biológicas del nuevo virus SARS-CoV-2, y compartir esta información con otros científicos para su propia investigación. Una lectura completa y cuidadosa de este importante artículo revela algunos hallazgos impactantes.

Primero, en la sección titulada “secuenciación del genoma completo”, encontramos que, en lugar de haber aislado el virus y secuenciar el genoma de un extremo a otro, los CDC “diseñaron 37 pares de PCR anidadas que abarcan el genoma sobre la base de la referencia de la secuencia del coronavirus (número de acceso de GenBank NC045512)». Para mí, este paso de generación de computadoras constituye un fraude científico. Aquí hay una equivalencia: un grupo de investigadores afirma haber encontrado un unicornio porque encontraron un trozo de un casco, un pelo de una cola y un fragmento de un cuerno. Luego agregan esa información a una computadora y la programan para recrear el unicornio, y luego afirman que esta recreación de la computadora es el verdadero unicornio. Por supuesto, nunca habían visto un unicornio, por lo que no podrían haber examinado su composición genética para comparar sus muestras con el pelo, las pezuñas y el cuerno del unicornio real.

Los investigadores afirman que decidieron cuál es el genoma real del SARS-CoV-2 por «consenso», una especie de votación. Una vez más, diferentes programas de computadora presentarán diferentes versiones del “unicornio” imaginario, por lo que se unirán en grupo y decidirán cuál es el unicornio imaginario real. El verdadero hallazgo de éxito de taquilla de este estudio llega más tarde, un hallazgo tan impactante que tuve que leerlo muchas veces antes de poder creer lo que estaba leyendo. Permítanme citar el pasaje intacto: “Por lo tanto, examinamos la capacidad del SARS-CoV-2 para infectar y replicarse en varias líneas celulares humanas y de primates comunes, incluidas las células de adenocarcinoma humano (A549), las células hepáticas humanas (HUH 7.0) y las células renales embrionarias humanas (HEK- 293T). Además de las células Vero E6 y Vero CCL81… Cada línea celular se inoculó con una alta multiplicidad de infección y se examinó 24 horas después de la infección. No se observó CPE en ninguna de las líneas celulares, excepto en células Vero, que crecieron hasta más de 10 a la 7ª potencia a las 24 h posinfección. En contraste, HUH 7.0 y 293T mostraron solo una replicación viral modesta, y las células A549 eran incompatibles con la infección por SARS-CoV-2″.

¿Qué significa realmente este lenguaje y por qué es la declaración más impactante de todas las de la comunidad virológica? Cuando los virólogos intentan probar la infección, tienen tres posibles «huéspedes» o modelos en los que pueden realizar la prueba. El primero son los humanos. La exposición a humanos generalmente no se realiza por razones éticas y nunca se ha realizado con el SARS-CoV-2 ni con ningún coronavirus. El segundo posible huésped son los animales. Olvidando por un momento que en realidad nunca usan virus purificado cuando exponen a los animales, usan soluciones que afirman que contienen el virus. La exposición a animales se realizó una vez con SARS-CoV-2, en un experimento que utilizó ratones. Los investigadores encontraron que ninguno de los ratones salvajes (normales) se enfermó. En un grupo de ratones modificados genéticamente, un número estadísticamente insignificante perdió algo de pelo.
El tercer método que utilizan los virólogos para probar la infección y la patogenicidad, el método en el que más confían, es la inoculación de soluciones que, según ellos, contienen el virus en una variedad de cultivos de tejidos. Como he señalado muchas veces, nunca se ha demostrado que tal inoculación mate (lisie) el tejido, a menos que el tejido se muera de hambre y se envenene primero.

Lo impactante de la cita anterior es que, utilizando sus propios métodos, los virólogos descubrieron que las soluciones que contienen SARS-CoV-2, incluso en grandes cantidades, no eran, repito, no eran infecciosas para ninguno de los tres cultivos de tejido humano que probaron. En términos sencillos, esto significa que demostraron, en sus términos, que este “nuevo coronavirus” no es infeccioso para los seres humanos. Solo es infeccioso para las células renales de mono, y solo entonces cuando se agregan a la mezcla dos fármacos potentes (gentamicina y anfotericina), que se sabe que son tóxicos para los riñones.

Amigos míos, lean esto una y otra vez. Estos virólogos, publicados por los CDC, realizaron una prueba clara, en sus términos, mostrando que el virus SARS-CoV-2 es inofensivo para los seres humanos. Esa es la única conclusión posible, pero, lamentablemente, este resultado ni siquiera se menciona en su conclusión. Simplemente dicen que pueden proporcionar reservas de virus cultivadas solo en células de mono Vero. Gracias por venir…

Si la gente realmente entendiera cómo se hizo esta «ciencia», espero que asalten las puertas y exijan honestidad, transparencia y verdad.

Thomas S. Cowan, MD, asistió a la Universidad de Duke y se graduó en 1977 Summa Cum Laude con una licenciatura en biología. Fue en Swazilandia donde conoció la obra de Weston Price y Rudolf Steiner, dos de las mayores influencias de su carrera. Después del Cuerpo de Paz, asistió a la escuela de medicina en su estado natal de Michigan en el Michigan State College of Human Medicine. Después de graduarse en 1984, hizo una pasantía en medicina familiar en Johnson City, Nueva York.

Traducción del doctor Thomas Cowan.

https://elpuebloporlaverdad.es/